¿ES LA ACADEMIA ECUATORIANA UN LÍDER DE OPINIÓN?