Ecuador retrocede: resultados del reporte sobre la brecha mundial de género 2023 del Foro Económico Mundial

Julio 5, 2023 – Prof. Sara A. Wong – sawong@espol.edu.ec

Al paso actual, la brecha de género tomará 131 años en cerrarse en el mundo. Este es uno de los resultados del Reporte sobre la brecha mundial de género 2023 (GGGR 2023, por sus siglas en inglés) publicados por el Foro Económico Mundial (FEM) a fines de junio. Este resultado fue igual en el reporte del año pasado, lo que quiere decir que, aunque a nivel global se alcanzaron logros en el último año, aún permanecen serios retos para lograr la paridad de género.

El FEM ofrece una definición de brecha de género y una metodología para cuantificarla. Según la definición del FEM, la brecha de género es la diferencia entre mujeres y hombres que se refleja en los logros o actitudes sociales, políticas, intelectuales, culturales o económicas. El FEM mide la brecha a través de un Índice Global de Brecha de Género (GGGI, por sus siglas en inglés). Este índice tiene como objetivo medir la brecha de género en cuatro áreas clave: salud, educación, economía y política. La brecha en economía, por ejemplo, es la diferencia entre hombres y mujeres cuando se trata de salarios, el número de líderes y la participación en el lugar de trabajo. Su metodología integra las últimas estadísticas de organismos internacionales y una encuesta a ejecutivos.

El GGGI está diseñado para que los líderes de sectores públicos y privados, de gobiernos, empresas y academia, identifiquen áreas de acción individual y colectiva. El progreso hacia la paridad de género no solo mejorará los resultados para las mujeres y las niñas, sino que también beneficiará a las economías y sociedades de manera más amplia, reactivando el crecimiento, impulsando la innovación y aumentando la resiliencia de las naciones.

Recuadro 1.- Global Gender Gap Index (GGGI)

Planteado por el Foro Económico Mundial en 2006, el reporte anual del Índice Global de Brecha de Género 2023 mide el estado actual y la evolución de la paridad de género de 146 países del mundo en cuatro áreas principales, divididas en 14 indicadores:

Participación y Oportunidad Económica: Tasa de participación en la fuerza laboral, Igualdad de salario para trabajos similares, ingreso ganado estimado, legisladores, altos funcionarios y directivos y profesionales y trabajadores técnicos.

Logros Educativos: Tasa de alfabetización, matriculación en educación primaria, matriculación en educación secundaria y matriculación en educación de tercer nivel.

Salud y Supervivencia: Proporción de sexo al nacer, Expectativa de vida sana.

Empoderamiento Político: Mujeres en el parlamento, mujeres en posiciones ministeriales, años con jefe de estado mujeres/hombres.

En este índice, la paridad de género se mide en una escala del 0 al 1, siendo 1 paridad total de género, mientras que 0 significa disparidad total de género.

De acuerdo con el reporte 2023 del GGGI del FEM, Ecuador se ubica en el puesto número 10 a nivel regional (de entre 21 países de América Latina y el Caribe) y 50 a nivel mundial (de entre 146 países) con un puntaje de 0.737 (entre 0 y 1, siendo 1 paridad total de género, mientras que 0 significa disparidad total de género). En 2022, Ecuador se ubicó en el puesto 41 del ranking, con un puntaje de 0.743. Es decir, en el país se ha dado un retroceso en paridad en el último año, según los datos del último reporte del FEM.

En comparación con  países de Asia-Pacífico, Ecuador se ubica por debajo de países como Nueva Zelanda, Filipinas, Australia y Singapur, pero por encima de países como Vietnam, Corea del Sur, China y Japón.

En el RGGG 2023, Ecuador registra un puntaje de 0.705 en el componente de Participación y Oportunidad Económica, 0.998 en el componente de Logros Educativos, 0.968 en el componente de Salud y Supervivencia y 0.278 en el componente de Empoderamiento Político. Es precisamente esta última categoría, la de Empoderamiento Político, en la que Ecuador experimentó un retroceso según el reporte del FEM, cayendo el índice de paridad de género de 0.312 a 0.278, en el período 2022 a 2023.

Las inminentes elecciones pueden ser una oportunidad para revertir esta pérdida, incrementando la participación de las mujeres en puestos de toma de decisiones de gobierno. Para esto, asegurar paridad en las papeletas de votaciones es solo un comienzo. Por supuesto, tiene que haber procesos para crear las condiciones y apoyar al empoderamiento político de las mujeres.

El perfil completo de Ecuador puede ser visto en el Cuadro 1.

1Fuente: Elaborado por el CEAP con datos del Reporte de Brecha Global de Género 2022 y 2023. Disponibles en: https://www.weforum.org/reports/global-gender-gap-report-2023/

Los últimos años han estado marcados por importantes reveses en la paridad de género a nivel mundial, con progreso interrumpido por el impacto de la pandemia de COVID-19 y subsiguientes crisis económicas y geopolíticas. El impacto negativo en brecha de género se ha visto sobre todo en la educación y mano de obra.

El estado de la paridad de género en el mercado laboral sigue siendo un gran desafío. Ha habido retrocesos para las mujeres no solo en el indicador de participación en el mercado laboral a nivel mundial en los últimos años, sino también en otros indicadores de la economía, resultando en disparidades substanciales entre mujeres y hombres.

Evolución de las brechas de género en el mercado laboral mundial:

A pesar de que entre la edición 2022 y 2023 aumentó la paridad en la tasa de participación laboral del 63% al 64%, la recuperación de la participación de la mujer en la fuerza laboral (con pérdidas grandes durante la pandemia) continúa siendo un reto, ya que la paridad aún se encuentra en el segundo punto más bajo desde la primera edición del índice en 2006 y significativamente por debajo de su pico de 2009 del 69%.

Las mujeres continúan enfrentando tasas de desempleo más altas que los hombres, con una tasa de desempleo global de alrededor del 4,5 % para las mujeres y del 4,3 % para los hombres.

Incluso cuando las mujeres consiguen un empleo, a menudo se enfrentan a condiciones de trabajo deficientes: una parte de la recuperación del empleo desde 2020 se puede atribuir al empleo informal, por lo que, de cada cinco puestos de trabajo creados para mujeres, cuatro se encuentran dentro de la economía informal; para los hombres, la proporción es de dos de cada tres puestos de trabajo.

Brechas de género en los mercados laborales del futuro:

Según bien resume el RGGG 2023, las ocupaciones de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) son un conjunto importante de trabajos que están bien remunerados y que se espera crezcan en importancia en el futuro. Los datos de LinkedIn sobre los perfiles de trabajo de sus miembros muestran que las mujeres siguen estando significativamente subrepresentadas en la fuerza laboral de STEM. Las mujeres representan casi la mitad (49,3%) del total empleo en ocupaciones no STEM, pero solo el 29,2% de todos los que trabajan en áreas STEM.

Si bien el porcentaje de mujeres graduadas en STEM que ingresan al empleo STEM aumenta con cada cohorte, las cifras sobre la integración de graduados universitarios en STEM en el mercado laboral muestran que la retención de mujeres en STEM –incluso un año después de graduarse– experimenta una caída significativa. Las mujeres representan actualmente el 29,4% de los trabajadores de nivel inicial; sin embargo, para roles de liderazgo de alto nivel como vicepresidenta la representación cae al 17,8%. En lo que respecta específicamente a la inteligencia artificial (IA), la disponibilidad de talento en general ha aumentado, aumentando seis veces entre 2016 y 2022, pero la representación femenina en la IA está progresando muy lentamente. El porcentaje de mujeres que trabajan en IA hoy es de aproximadamente 30%, aproximadamente 4 puntos porcentuales más que en 2016.

Revise el Global Gap Gender Report 2023