Coffee Break: La generación del sándwich